Subscribe:

18/9/12

¿Qué necesito saber para crear mi propia dieta equilibrada y saludable? Parte 1


         Para poder responder a esta pregunta de manera sencilla, lo único que necesitas es tener en tus manos una representación de la pirámide alimentaria. Por lo general, cada país diseña la suya propia, pudiendo encontrar diferentes modelos y formatos. Esto se debe a que en ellas vienen representadas las costumbres, alimentos y necesidades propias de los habitantes de cada país o zona, por lo que no se deben utilizar de manera indiscriminada. ¿Por qué no aprovechas a buscar ahora la pirámide alimentaria de tu país? Como podrás observar, a continuación hay varios modelos entre los que se puede encontrar el tuyo.





Peonza china y Pirámide española

Peonza peruana
      Observa también que todas las figuras representan la práctica de ejercicio física y la bebida de agua como bases de una vida sana
        
pirámide vegetariana
      Una vez que hayas localizado tu pirámide observa que, como el resto de pirámides procedentes de otros países, todas ellas dividen o clasifican los alimentos en grupos y, al mismo tiempo, en varios estratos o peldaños, conformando así diferentes figuras (pirámides, peonzas, ruedas, rombos,  etc.). Otras representan los alimentos en diversos tamaños, que van desde los más grandes a los más pequeños. Para dejar más claro la diferenciación entre los grupos de alimentos, es frecuente encontrar que cada peldaño o escalón de la pirámide está representado de un color.

círculo argentino

Sea como sea, esta ordenación o clasificación responde a un único objetivo: los alimentos más grandes o aquellos que ocupen secciones más grandes dentro de la pirámide (rueda, peonza, etc.) son aquellos que deben de constituir la base de la alimentación y, por tanto, son imprescindibles en la dieta. De esta forma, y de manera progresiva, ya sea ascendiendo o descendiendo por la figura,  vamos encontrando alimentos que deben consumirse de manera diaria hasta aquellos que deben limitarse a ocasiones especiales y cuyo consumo sea ocasional (representados siempre en la cúspide o final de la figura).

Junto con este mensaje, que ya nos proporcional una idea bastante clara de cómo debe ser nuestra alimentación (basada en hidratos de carbono complejos, como el pan, la pasta, el arroz, las patatas, etc. seguido de una dieta rica en frutas y verduras, limitando el consumo de proteínas y por último evitando las grasas saturadas presentes en dulces, bollería y frituras), encontramos mucha más información, que nos orienta acerca de cuántas raciones de cada grupo tienen que estar presentes en nuestra dieta diaria.

0 comentarios:

Publicar un comentario