Subscribe:

26/9/12

Actimel® vs Kéfir


          Una vez que ya sabemos cuáles son las principales propiedades del Kéfir ( puedes leerlo pinchando aquí http://creatudieta.blogspot.com.es/2012/09/el-kefir.html) me planteo una cuestión sabiendo que estas propiedades son muy similares a las ofrecidas por otro producto muy famoso en el mercado: El Actimel®

¿Son tan diferentes el Kéfir y el Actimel®?

A simple vista no. El Actimel® al igual que el kéfir, es un probiótico que se toma de manera líquida y donde, tras un proceso de fermentación de la leche, utilizando microorganismos (fermentos) propios del yogur, se obtienen una serie de nutrientes beneficiosos, similares a los que obtendríamos al tomar un yogur. A diferencia del Kéfir, Actimel® obtiene sus propiedades inmunológicas (“ayuda a reforzar tus defensas”) por la adición de manera artificial (o también llamado enriquecimiento) de L-Casei DN-114 001 (se trata de un fermento patentado por Danone®) y  de vitaminas D y B6 (que "ayudan al normal funcionamiento del sistema inmunitario"). Con toda esta información, ya podemos deducir que las propiedades de Actimel®  son adheridas, tratándose por tanto de un alimento no natural a diferencia del Kéfir, que aporta sus beneficios sin intervención de la industria y que, se puede hacer desde casa. 

Además, no debes olvidar que un yogur natural, sea cual sea la marca, aporta prácticamente la misma cantidad de L-Casei que un Actimel®. La única diferencia es que Danone® aprovecha el “tirón” o la “fama” que surge cuando hay detrás algún estudio científico avalando dichos resultados, estudios que, por desgracia no todas las marcas son capaces de costear.  Aquí tenéis un enlace donde podréis revisar una referencia bibliográfica sobre esta información http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12906045

 Sus respectivos sabores también van a ser diferentes, mientras que el Kéfir presenta de manera natural un sabor más ácido, Actimel® adiciona a cada uno de sus productos  azúcar y glucosa para que su sabor sea mucho más apetecible. Esto no debe de resultar ningún problema, ya que dependiendo del gusto de cada persona, al Kéfir también se le pueden añadir unas gotas de sacarina líquida o azúcar de mesa, obteniendo un sabor mucho más gustoso y fácil de aceptar.

Otra de las cosas que debemos tener en cuenta es el precio. Mientras que Actimel® cobra alrededor de los 0,40 – 0,5 € por botellín (5€ el pack de 12 unidades), el Kéfir se obtiene de manera casera y permanente ya que se va regenerando con el paso del tiempo (la única inversión inicial sería la obtención del hongo en algún mercado o herbolario, o en muchos casos se obtiene de conocidos o amigos) hasta que se estropea y pierde su función (dejan de aparecer grumos).

¿Se puede entonces sustituir el Actimel® por el Kéfir?

Ya hemos comprobado que la composición y la función que ejercen ambos productos son muy similares, por lo que se podría esperar de ellos los mismos resultados. Lo único que podría destacar  uno sobre otro es la presencia de vitaminas D y B6  en el producto de Danone® (Actimel®). No debemos dejarnos engañar por esto, ya que la vitamina D se produce de manera natural en nuestra piel, tras, como mínimo 10 minutos de exposición al sol (siempre en las horas de menor intensidad o radiación solar). Esta vitamina permite al organismo fijar el calcio que el cuerpo obtiene, principalmente, de los productos lácteos. Así,  la vitamina  B6  está presente en una gran cantidad de alimentos, sobre todo en alimentos con aporte de proteínas, por lo que su deficiencia suele ser muy extraña salvo en casos de dietas muy hipoproteicas.  

Como respuesta a esta pregunta, lo más aconsejable sería la complementación de ambos productos, ya que ambos son buenos, obteniendo así los beneficios de los dos, sin realizar un abuso de alguno de ellos. 

0 comentarios:

Publicar un comentario