Subscribe:

30/4/12

¿Cómo trabaja un dietista-nutricionista?


Como ya vimos en el Paso 2 (¿Quién es un nutricionista?) de esta misma sección, un d-n es un profesional de la salud, experto en alimentación, dietética y nutrición, con la capacidad de intervenir y modificar la alimentación de una persona o grupo, generalmente por motivos terapéuticos o con otros fines (promoción de la salud, investigación, consejo, educación alimentaria, etc.).

Es muy habitual que, ante una situación en la cual se requiere una bajada de peso, consejo alimentario, control o educación dietética (generalmente por la presencia de una enfermedad que limita la alimentación o ya sea por otros motivos) se busca una ayuda externa que no nos proporciona el sistema sanitario público, como por ejemplo en centros médicos privados, consultas, clínicas, gabinetes, etc. Es decir, hay un sinfín de opciones para buscar una solución al problema existente.

En muchas ocasiones, he podido oír de boca de algunos de mis pacientes como, cuando han visitado alguno de estos lugares, los profesionales que les han atendido únicamente les han preguntado un par de cosas relacionadas con su alimentación, les han pesado y medido, y han sacado una dieta de un cajón. Concluyendo todos ellos el poco tiempo dedicado hacia su persona.

El motivo de esta entrada es para que, VOSOTROS, los lectores que seguís estas publicaciones, sepáis toda la información que os deberían pedir los profesionales que os atienden, en el caso de queráis iniciar una dieta de adelgazamiento (me dirijo a este tipo porque son las más habituales, pero sería la misma información para cualquier otro fin) así como lo hacemos los d-n con nuestros pacientes.

Lo primero y más importante, es crear una historia clínica o anamnesis. Como todos sabréis, la historia clínica es un conjunto de documentos donde aparecen todas y cada una de las afecciones que hemos sufrido desde nuestro nacimiento y que nuestro médico de cabecera tiene guardado y consulta en caso de necesidad. En el caso de nosotros, los d-n, lo utilizamos a modo de “recordatorio” donde anotamos todo aquello que afecta al paciente y que puede modificar su alimentación. Generalmente la anamnesis se divide en una serie de puntos como son:

·         DATOS GENERALES:
-    Los datos personales de nuestro nuevo pacientes (nombre, apellidos, fecha de nacimiento, teléfonos de contacto, estado civil y con quien vive).
-  Necesitamos saber qué enfermedades tiene o ha tenido el paciente: colesterol, hipertensión, diabetes, afecciones cardiacas, digestivas, hormonales, anemia, etc.
-     La medicación que toma y para qué. También si toma suplementos de algún tipo (hierro para la anemia, isoflavonas de soja, vitaminas, minerales, etc. Esto es importante saberlo porque hay medicamentos que comprometen la absorción de algún nutriente, lo ralentizan, eliminan o aumentan.
-   Conocer los antecedentes familiares, es decir, que enfermedades están más presentes en su familia. Esto nos sirve para detectar una posible prevalencia genética de alguna enfermedad y comenzar a prevenirla.

·         DATOS BIOQUIMICOS
-    A continuación, podemos solicitar previamente al paciente, que traiga los resultados de sus últimos análisis para el control específico de algún parámetro, como la glucosa, el colesterol, ácido úrico, etc. Junto con estos datos, podemos solicitar, si el paciente se acuerda, la última medida de la tensión arterial y la existencia de alergias alimentarias.

·         HÁBITOS SALUDABLES
-       En este punto de la entrevista, nuestro paciente deberá proporcionarnos información sobre la práctica de ejercicio (si realiza o no, y cuántas veces a la semana lo realiza y de que tipo), si fuma, con que bebida acompaña la comida (vino o cerveza), cuánta agua bebe, etc.

·         HÁBITOS DIETÉTICOS
Este punto es el más interesante de la entrevista, ya que a partir de lo que nos diga el paciente, sacaremos una serie de ideas sobre cómo orientar la dieta (aquella que mejor se adapte a sus necesidades). Deberemos saber:
-         Si realiza o no todas las comidas del día.
-         Si realiza lista de la compra, quién compra y quién cocina.
-         Cuando siente mayor apetito.
-         Donde come (si en el trabajo o en casa).
-         Cuanto tiempo dispone para desayunar/almorzar/comer/merendar/cenar.
-         Si siente hambre después de comer.
-         Si pica entre horas y qué pica.
-         Cambios alimentarios en el fin de semana.
-         Alimentos preferidos y aquellos que no le gustan
-         Que conocimientos tiene los alimentos más saludables y los que no (dependiendo de la respuesta necesitará mayor o menor educación).
-         Si mastica muy rápido la comida
-         Etc.

·         FRECUENCIA DE CONSUMO DE ALIMENTOS
Al paciente se le proporcionan unas tablas o un test en el que evaluamos cuantas veces ingiere los alimentos de cada uno de los grupos.

·         DIARIO DIETÉTICO
Al paciente se le pide que durante cinco días, como mínimo, apunte todos y cada uno de los alimentos ingeridos. Tres de ellos de lunes a viernes y dos de ellos de fin de semana. Esto nos ayuda a cuantificar las kcal aportadas por la dieta de manera habitual y los cambios (bruscos si exisiten) que suceden los fines de semana.

·         DATOS ANTROPOMÉTRICOS
La medida de los datos antropométricos, perímetros y pliegues constituye la última fase del proceso de la entrevista. En esta parte se evalúa:
-         El peso que quiere perder el paciente y el motivo.
-         El peso habitual y el deseado.
-         El grado de motivación que presenta.
-         Las variaciones de peso.
-       Si ha realizado previamente dietas de adelgazamiento: como le han ido y si ha conseguido su objetivo.
-         IMC

A continuación se procede a pesar, tallar y medir al paciente. Esta fase se realiza según los materiales que posea el d-n, como un lipocalibrador o un sistema de bioimpedancia.

Como habéis podido comprobar, la realización de este tipo de entrevista tan profunda, es un proceso largo que requiere de tiempo y esfuerzo, tanto por parte del d-n como del paciente, pero ese tiempo empleado en conocer al paciente, es absolutamente necesario y vital para saber sus necesidades y como adaptar la dieta que necesita a su persona y su vida (tanto familiar como laboral). Generalmente después de estos datos, los d-n evaluamos y analizamos estos datos y citamos al paciente días después para darle su dieta.

 Por desgracia, este tipo de dietas difícilmente se ven actualmente, más bien son todo lo contrario. Suelen durar entre 15-25 min como máximo y dan lugar al desconocimiento de muchos de estos datos. Esto tiene como consecuencia la obtención de dietas que no están hechas para el paciente en concreto (son dietas neutras, que valen para cualquier persona y que se sacan de un cajón al momento) y, como consecuencia, su abandono temprano por no poder mantenerlas más de determinado tiempo.


Ahora que ya sabéis qué hace falta para la realización de una dieta de manera completa (con toda esta información elemental), podéis solicitarle al profesional que vayáis a consultar que tenga en cuenta cada uno de estos puntos.



0 comentarios:

Publicar un comentario