Subscribe:

11/4/12

Col común


              La col común llamada también simplemente col o berza, ocupa una posición de primer rango entre las coles.

        Es, en muchos países, la reina de las coles y de las verduras, y no por su precio precisamente. A las muchas y muy notables virtudes salutíferas de esta planta se une la no despreciable virtud de que su precio suele ser de los mas bajos entre las hortalizas, en todos los mercados de los países templados y frios. Esto, sin duda, se debe a lo fácil que su cultivo resulta y a su gran productividad.

         Aunque algunas variedades de cultivo de la acol común, debido a su rusticidad, se emplean tan solo como forraje, hay otras mucho mas finas y suaves, que satisfacen incluso a los paladares exigentes.

            Por supuesto, en la actualidad se pueden conseguir hojas de col congeladas y libres de nervaduras, durante todo el año.

         El calificativo de común no se puede aplicar a su contenido de sustancias nutritivas y principios activos, que son superiores al de otras coles. En este sentido, desde luego, es la reina.
       Las hojas son ricas en clorofila, el pigmento vegetal verde, y por ello también en magnesio, que constituye el componente central de la molecula de clorofila, los otros minerales también están presentes en abundancia, especialmente potasio, calcio y magnesio.

            Sus valores vitamínicos sobrepasan en su mayor parte a los de las otras coles; sobre todo, es considerable el contenido en vitamina A y C. se puede comparar con la espinaca y la acelga. Se podría decir que, si faltan la espinaca y la acelga, la col común puede reemplazar perfectamente.

            El espectro de principios activos muestra el gran valor de esta col para la alimentación infantil. El abundante contenido de potasio se puede aprovechar dietéticamente para la eliminación de agua en el estasis circulatorio y otras hinchazones edematosas.

            Su sabor, algo fuerte, se suaviza aliñándola con aceite, preferentemente de oliva, lo que se debería hacer después de hervirla al vapor. La vitamina A se asimila mejor cuando se acompaña de una grasa.

            Debido a la dura consistencia de las hojas, la col común no resulta adecuada para comer en crudo. Los brotes de la col que salen al comiendo de la primavera, tras la cosecha, en los tallos que han quedado, se preparan, como primera verdura, igual que la espinaca. 

0 comentarios:

Publicar un comentario