Subscribe:

28/2/12

El aguacate


El aguacate es, sin duda, una de las frutas tropicales más cultivadas actualmente y es que, cada vez más, se van sumando más adeptos que incluyen esta fruta en su alimentación habitual. La popularidad que ha conseguido, es merecidísima, pues, a sus múltiples posibilidades culinarias, une sus indiscutibles virtudes dietoterápicas.

Presenta una forma de pera. Su corteza es leñosa y de color verde, mientras que la pulpa es mantecosa y de color blanco-amarillento.

Hernán Cortés  y los suyos fueron, sin lugar a dudas, los primeros europeos que disfrutaron de este fruto cuando llegaron a las Américas. Este fruto es típico de Méjico, Colombia y Venezuela. La palabra “aguacate” significa literalmente en el idioma indígena mejicano “árbol testículo”. De ahí su infundada fama como afrodisiaco. También se los conoce en América como “palta”.

COMPOSICIÓN

La composición del aguacate, presenta diferencia, que dependen de su grado de madurez y las condiciones en que se halla cultivado.

Comparativamente es de las más ricas en proteínas: contiene todos los aminoácidos esenciales, aunque no en una proporción óptima.

Su grasa (entre el 15% y el 25%) es muy digestible y su composición muy parecida a la del aceite de oliva. El principal acido graso que la forma es el oleico y linoleico. Los ácidos grasos insaturados están en una proporción del doble que los saturados: mirístico, esteártico y linolénico.  Está demostrado la disminución del colesterol a través de su consumo.

USOS DIETOTERAPÉUTICOS

Es rico en hierro asimilable, por lo que son excelentes para la prevención y curación de las anemias Ferropénicas.

Este es un fruto muy apropiado para ser consumido por los pacientes con afecciones cardiocirculatorias, renales y cutáneas, o con hipertensión.

Son convenientes para los que padecen ulceras estomacales e intestinales, así como para diferentes trastornos del aparato digestivo, recomendándose, en estos casos, el consumo diario.

Por ser de fácil digestión y gran poder nutritivo, se deberían incluir en la dieta habitual de los niños, adolescentes y ancianos, al igual que en las personas debilitadas.

Los diabéticos y enfermos del hígado, lo usaran con mucha precaución.

EMPLEO CULINARIO

          Puede prepararse en cualquier tipo de plato: se adapta como postre o segundo plato, así como para bocadillos, zumos, batidos, ensalada, sopas, etc.
Puede ser consumido directamente, abriéndolo por la mitad con un cuchillo y sacándome la semilla. Normalmente se sazona con limón, sal y algún condimento y se toma con cucharilla. El zumo de limón, evita que se ennegrezca. 





24/2/12

Razones para el uso moderado de condimentos


Los procesos culinarios habituales que realizamos, como la cocción, el hervido o la plancha, destruyen o alteran muchos de los elementos del sabor. No es de extrañar entonces que la comida cocida  nos resulte  insípida de por sí y no excite el olfato ni el gusto, con lo cual éstos no despiertan las ganas de comerlos. Es por ello que habitualmente utilizamos diversos condimentos al finalizar la cocción, puesto que los propios alimentos pierden su sabor, y por esta razón nosotros mimos tiramos del salero, las mostazas, mayonesas o mantequillas, después del primer bocado.

No es de extrañar por tanto que utilicemos diversas especias para potenciar el sabor de los alimentos y hacerlos más apetecibles, como por ejemplo las especies exóticas típicas como la canela, el curry, jengibre, clavo o pimienta. El problema reside cuando éstas se consumen de manera excesiva o abusiva, ya que nuestro organismo no está adaptado a estas sustancias a no ser que sean en cantidades mínimas, a diferencia de sus habituales comensales, aquellos procedentes de zonas mucho más cálidas y que las necesitan para estimular el apetito y la digestión, puesto que bajo el ardiente sol su eliminación por la piel es mucho mayor que en zonas templadas.
Estamos mal acostumbrados a que los alimentos estén sazonados en abundancia, ya que la mayoría de nosotros nos gusta que los alimentos estén marcados, es decir, que tengan un sabor identificable, salado o dulce. Pero como consecuencia de ello lo único que conseguimos es enmascarar el sabor auténtico del alimento y transformándolo en otro distinto y, únicamente  notamos la diferencia cuando lo volvemos a probar en otras condiciones.

Lo más recomendable y beneficioso en los climas templados como el nuestro es aprovechar las especias aromáticas locales, que se adaptan de forma más perfecta a las necesidades de nuestro organismo y satisfacen nuestras necesidades gustativas.

Nuestros condimentos suelen considerarse suaves o moderados, observando que solo pequeñas cantidades estimulan las funciones del tubo digestivo; cantidades mayores actúan, en cambio, entorpeciéndolas e inhibiéndolas. Entre estas especias encontramos: el perejil, la morquera, el romero, tomillo, azafrán, la albahaca, el laurel o el orégano.

Nuestros condimentos activan los órganos del olfato y el gusto, lo cual, es necesario para despertar nuestro apetito; incrementan la secreción de los jugos gástricos del estomago, los intestinos, el páncreas y el hígado; favorecen la absorción de las sustancias nutritivas del bolo alimenticio, y aceleran los movimientos peristálticos del intestino, así como facilitan las deposiciones y actúan como sedantes del sistema nervioso. De esta forma comprobamos como la naturaleza es capaz de unir el aporte de energía con el placer proporcionado con el consumo de alimentos bien condimentados.

Toda la abundancia en hierbas y condimentos nos la brinda la naturaleza para que prudentemente nos sirvamos de ellas como materias fomentadoras del apetito y la salud.

Recuerda que la condimentación es un arte….Y las artes en dosis masivas perjudican  la sensibilidad.







23/2/12

El frío combate la grasa

Hoy me hago eco de  una noticia publicada por el periódico el PAÍS que creo que os puede resultar muy interesante.

Una de las nuevas vías de investigación contra la obesidad y la presencia de grasa está intentando descubrir como la grasa parda, localizada también junto a la grasa normal, la blanquecina-amarillenta, está relacionada con la quema de calorías, y que, por lo tanto, estaría directamente relacionada con la reducción de peso.
La complicación de esta investigación se relaciona en descubrir cómo se consigue activar este tipo de grasa parda, ya que al conseguirlo, se lograría quemar la grasa depositada y por lo tanto perderla “a voluntad”. Los estudios han confirmado que existen indicios de que la grasa parda se consigue activar a través del frio y del ejercicio físico. Es ampliamente conocido por todos los beneficios de la práctica de ejercicio físico relacionado con la pérdida de peso pero no fue hasta el año 2009 que se demostró su presencia en humanos y su activación ante el frio (si que era conocida en los bebés, lo que les permite mantener la temperatura corporal).
 El trabajo tiene una gran importancia clínica”, apunta Francesc Villarroya, miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red(Ciber) de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición. “Un estímulo tan simple como un ambiente frío genera un impacto y pone en marcha el funcionamiento de esta grasa buena que consume calorías”, indica. Además, va más lejos: “Se podría inducir una relación entre la obesidad y temperaturas excesivamente altas en las casas”.
Los investigadores que han llevado a cabo la investigación afirman haber descubierto una hormona nueva (que han bautizado como irisina) que genera el músculo cuando se ejercita y que se dirige a la grasa parda con la misión de despertar su funcionamiento.
De esta forma, al hacer deporte, “no solo se queman calorías por el movimiento, sino que además existe un consumo extra por la activación de este tejido” que, también, pero de forma paralela, consume las reservas de lípidos, comenta Francesc Villarroya. Este investigador promete nuevos hallazgos: “Esta área del metabolismo está estallando”.
Espero que os halla resultado interesante, pero ¡cuidado!, no vayáis a coger una pulmonía.


20/2/12

La sal


Es cierto lo que ya formuló Paracelso: “Solo la dosis hace que una cosa no sea veneno”. Con esto no quiero decir que la sal sea un veneno, pero en la cantidad en la que se consume habitualmente en nuestras sociedades, de 20 a 30g diarios, una perfecta sobredosis, si que es tóxico para nuestra salud.

Diversos estudios han posicionado al exceso de consumo de sal como el segundo mal por su importancia, después del consumo abusivo que existe de proteínas. Sabemos que a partir de 5g ya se manifiestan efectos nocivos y que el contenido de sal está estrechamente relacionado con la aparición de jaqueca, la tuberculosis y el cáncer.

Es bien sabidos por todos, que la sal, o mejor dicho el sodio que forma parte de la sal, se fija en los tejidos y que ésta a su vez, capta el agua en excesiva cantidad (lo que conocemos como retención de líquidos), lo que provoca una dificultad en el intercambio metabólico, causando la aparición de innumerables enfermedades.

Actualmente todas las instituciones sanitarias nos aconsejan que no consumamos más de 6g diarios, suponiendo los 3g que se encuentran de forma natural en los alimentos, los 3g que añadimos a los alimentos durante la cocción o la preparación y los 3g que añadimos cuando en la mesa. Pero pese a esto, siempre aconsejamos la eliminación de la sal de adición, ya que por ejemplo, el consumo de 300g a 400g de pan ya nos aporta la cantidad de sal que necesitamos diariamente.

Una vez ingerida la sal, ya sea a través de la adición o por composición, es absorbida y transportada al torrente sanguíneo donde se disocia en sus componentes básicos: cloro y sodio, actuando cada uno por separado. Por una parte, el cloro, que es inocuo, se combina rápidamente con el acido clorhídrico del estómago y el sodio, en cambio, ejerce efecto tóxicos. Se sabe que si un niño de pecho toma de 1 a 3 gramos de sal responde con una subida de temperatura. Pero también en los adultos, tras varios meses de abuso excesivo de sal, sufren fuertes efectos en todas las funciones orgánicas y de los tejidos: gingivitis, gastritis, enteritis, hemorragias hemorroidales, jaquecas e inflamaciones de las mucosas.

En una serie de enfermedades graves de corazón (hipertensión), hígado y riñones, así como en el edema del embarazo, se conoce que la suspensión del consumo de sal tiene un efecto curativo. Hace ya 90 años que médicos franceses observaron que los enfermos con hipertensión  mejoraban en cuanto se suprimía la sal. Hoy en día la dieta sin sal forma parte principal del tratamiento de los enfermos de corazón y del sistema circulatorio, así como de los riñones, hígado, piel y pulmón. Los alimentos que carecen de sal en su composición, como el arroz y las frutas, pueden hacer auténticos milagros en la hipertensión y las enfermedades cardiacas. 

Es por esto que desde Crea Tu Dieta os animamos a que vayáis disminuyendo el consumo de productos con exceso de sal, como alimentos precocinados, latas, embutidos, conservas y quesos, además de intentar disminuir la sal que añadís a los alimentos ya cocinados. De esta forma conseguiréis salvaguardar vuestra salud y sobretodo cuidaréis vuestro corazón. 




16/2/12

Comamos legumbres


      Las dietas de adelgazamiento suelen dejar fuera a este grupo de alimentos por su falsa creencia de que son altamente calóricos. Lo cierto es que un plato de legumbres no engorda tanto como todos parecen creer, incluso puede aportar menos calorías que una ensalada si las sabemos guisar apropiadamente. 

     Se trata de un alimento básico de la dieta mediterránea aunque en la actualidad han quedado relegadas a un segundo plano. Lo cierto es que un plato de legumbres medio aporta una cantidad de calorías de  entre  160-290 Kcal. pero también aporta una gran cantidad de fibra que ayuda a saciarte con una menor cantidad y ayuda al regular el tránsito intestinal.  Además, las lentejas, garbanzos y judías contienen aminoácidos básicos para el organismo y de los que depende, la salud y la belleza del pelo y las uñas.

         Se aconseja tomar de forma general de 50-100g de legumbres en crudo y que éstas deben tomarse como mínimo 3 veces a la semana con un intervalo de tiempo entre ellas para no sobrecargar el sistema digestivo. Lo que puedes hacer es servirte raciones mas pequeñas de lo normal o ponerte más caldo que legumbres.


         Lo que sucede es que actualmente este grupo alimenticio se cocina con grandes cantidades de carne y grasas, lo que consigue aumentar el aporte calórico del plato de legumbres, pero no porque éstas lo sean de por sí. Esta adición de proteínas extra puede ser peligroso en el caso de personas que tengan ácido úrico elevado: las proteínas se descomponen en purinas que después se transforman en ácido úrico  y que puede desencadenar la aparición de gota. Para evitarlo deberás de sustituir la carne por verduras como zanahorias, patata, calabacín, etc. o arroz para conseguir una complementación proteica y como postre fruta.

14/2/12

El sexo el mejor quemagrasas


          Hace pocos días que me he hecho eco de la publicación de un libro que lleva por nombre “Adelgazar haciendo el amor” escrito por Pierre Durand. Y es que como yo, muchos de vosotros tampoco os habéis percatado de la gran pérdida calórica que supone la práctica de sexo.

Como toda actividad corporal, como correr, nadar, montar en bici, patinar, etc., el sexo produce sin darnos cuenta la liberación de una gran cantidad de energía en forma de calor, ya que desencadena un proceso de termorregulación: el cuerpo comienza a generar un calor por encima de la temperatura normal aumentando el metabolismo y degradando el glucógeno y las grasas almacenadas para obtener energía.  Además el corazón bombea mayor cantidad de sangre debido a la excitación iniciada por lo que el consumo de oxígeno por parte de los pulmones y el corazón aumenta considerablemente. Por lo tanto, a pesar de que el sexo no es considerado actualmente como un deporte, los beneficios que genera son muy próximos a los conseguidos con la realización de algún tipo de ejercicio anaeróbico: se consigue aumentar la resistencia muscular, ya que el sexo se practica, por lo general, durante un periodo de tiempo medio-largo y además consigue la tonificación muscular de zonas difíciles de trabajar: se ejerce una combinación de fuerza dependiendo de las posturas que se adopten y la consecución de las repeticiones consigue la degradación de los almacenes de glucógeno y grasa.

Se sabe además que la práctica de sexo, siempre dependiendo de las posturas que se adopten, puede llegar a quemar entre las 250 y 500 kcal. De hecho la cuantificación más alta que se ha realizado es de 600 kcal entre 15 a 20 minutos cuando el esfuerzo por parte de uno de los miembros, o de ambos, es máximo. 

Las recomendaciones de la práctica de sexo se han establecido como mínimo de tres veces a la semana para que este ejercicio sea efectivo, acompañado claramente de recetas saludables y bajas en grasas. La ventaja de este método es que la dieta a realizar se convierte en un objeto estimulador y erótico, dejando a un lado esas dietas monótonas y en definitiva poco efectivas.

Pierre Durand afirma que «Al hacer el amor de pie  trabajan todos los músculos del cuerpo para mantener el equilibrio y también el esfuerzo es mayor al hacer los movimientos propios de la cópula» y también que «El orgasmo es un excelente ejercicio cardiovascular, acelera brevemente el ritmo cardíaco hasta alcanzar un ritmo comparable al que produce correr».

Con lo anteriormente dicho queda demostrado que el sexo es un excelente estimulador físico en pareja, además de ser una actividad muy estimulante y entretenida, nos ayuda a quemar las grasas y mejorar nuestra salud mental.


Por tanto ¡no hay nada mejor que perder peso en pareja!

13/2/12

Receta para San Valentín: Pollo afrodisíaco a la canela


La canela es una de los productos que más fama tienen de desatar nuestra pasión, cosa que no viene mal el día de San Valentín. ¿Incluimos a esta aromática especia en una receta de pollo al horno?

Preparación:

1. En una olla con un buen fondo de aceite de oliva, ponemos el pollo salpimentado y lo dejamos que se dore uniformemente a fuego medio durante unos minutos.
3. Lo retiramos de la cazuela y lo ponemos con su salsa en una fuente de horno. Regamos con un poco de vino y le añadimos un par de ramas de canela. Horneamos a unos 200 grados. Según vaya necesitando el pollo líquido para su correcta cocción, vamos agregando más vino. Si preferimos un sabor más suave, podemos agregar caldo en lugar de vino.
4. Una vez que el pollo esté tierno, le retiramos la salsa diluyendo bien toda la sustancia que ha ido dejando la carne y lo horneamos solo, para que se dore. Colamos la salsa y la servimos aparte. Podemos también reducirla o ligarla con más especias o incluso algún espesante.
Romanticismo en la mesa: Podemos recurrir a las flores comestibles, por ejemplo los pétalos de rosa, para encajarlo mejor en el día de los enamorados.
Receta extraída de www.recetin.com

Alimentos afrodisíacos


     La llegada de San Valentín puede ser para algunas parejas una de las fechas más señaladas en el calendario y es que parece que este día nos impulse a tod@s a realizar algún tipo de detalle a nuestra pareja para expresarle cuánto le queremos y todo lo que nos importa, promovidos en muchas ocasiones, por los grandes centros comerciales que nos inducen a demostrar “nuestro amor” a base de consumir sus productos. 


      Pero ¿qué ocurre cuando queremos hacer algo especial pero nuestros recursos económicos son realmente escasos? Está claro que, si en este día te apetece hacer algo único y sorprender a tu pareja ¿por qué no preparas una cena afrodisíaca? Para todos aquellos que aún no lo sepáis, estos alimentos se han considerado desde la antigüedad como alimentos estimuladores o potenciadores del deseo sexual, ya sea porque su forma externa recuerda a alguna parte genital o porque muchos de ellos representan la fertilidad o el cuerpo de una mujer. Y es que con una cena especial hecha por ti mism@, ¡conseguirás un efecto mucho mejor en tu pareja!

¿Y cuáles son estos alimentos? A continuación encontrarás una lista de los productos afrodisíacos más famosos:

·     El chocolate. Las propiedades afrodisíacas del chocolate están más frecuentemente asociadas con el simple y sensual placer de su consumo. Diversos estudios han detectado la presencia de xantinas, una especie de estimulador y excitador del sistema nervioso central.

·            La canela es el único afrodisíaco natural reconocido como tal por la medicina, pues actúa como estimulante del riego sanguíneo en la zona abdominal del organismo. Al facilitar el flujo de sangre en la región central, mejora la irrigación de los genitales, tanto en el caso de la mujer como en el hombre.

·           Las fresas. Son consideradas el postre perfecto para una celebración romántica, además de ser deliciosas tienen una connotación de sensualidad al representar en muchas culturas la matriz femenina. Su combinación con champan se considera “explosiva” ya que esta bebida potencia su sabor.

·         Regalíz: se sabe que puede llegar a estimular los estrógenos en una mujer y con el regalíz negro se consigue aumentar el flujo de sangre en el pene con mayor facilidad.

·         Ostras: se puede decir que el marisco es el afrodisíaco por excelencia y la ostra su máximo exponente. Sus poderes afrodisíacos se notan más si se toman crudas. Además de aportar un buen número de proteínas y vitaminas nos aporta unos altos niveles de zinc causante de que se eleve la producción de testosterona y estrógenos.

·     El jengibre.  Esta raíz tienen una gran propiedad estimulante y sabe como excitar los sentidos de aquellos quienes la consume. Lo que puedes hacer es espolvorearla sobre alguno de los alimentos, así mejorará su sabor.

Ahora que sabes todo esto: ¿te lo vas a perder?


Feliz San Valentín para todo@s



No te olvides de ver una de las propuestas para la cena de San Valentín: 
http://creatudieta.blogspot.com/2012/02/pollo-afrodisiaco-la-canela.html


9/2/12

Los excesos de vitaminas


   Muchos de nosotros podemos comprobar cómo fácilmente, yendo a la farmacia, parafarmacias, herboristerías o supermercados, tenemos a nuestro abasto una gran cantidad de complementos dietéticos que podemos adquirir de forma libre y sin ningún tipo de control médico. Muchos de ellos se anuncian en la televisión como complejos vitamínicos aptos para "sentirnos mejor”, “estudiar mejor”, “estar más activos” o “con mayor energía o alegría”. ¿Pero esto es realmente cierto? ¿De verdad los complementos vitamínicos pueden repercutir en nuestro estado de ánimo o simplemente nos intentan vender un producto más?

        La respuesta es ambigua sin duda, ya que por una parte, el hecho de consumir complementos que afirman que estaremos más saludables producen un autoconvencimiento propio que hace que así sea, pero que en realidad es fruto de nuestra mente y las ganas de sentirnos como nos dicen los anuncios (conocido efecto placebo). Por otro lado, las vitaminas son elementos nutricionales esenciales en nuestra alimentación diaria, ya que el defecto de las mismas tiene efectos muy negativos y perjudiciales para la salud, como por ejemplo, problemas de visión, enfermedades de la piel o de tipo inflamatorio de mucosas y vías respiratorias, digestivas y urinarias. Únicamente se podría justificar su consumo cuando se sufre una hipovitaminosis, es decir, tenemos defecto de alguna vitamina porque no hemos consumido en cantidad suficiente los alimentos que los aportan, como por ejemplo en casos de operaciones quirúrgicas, casos de malabsorción intestinal o enfermedades graves (este diagnóstico sólo debe realizarlo un médico). No podemos olvidar que las personas vegetarianas también necesitan en muchos casos estos aportes adicionales pero siempre bajo la supervisión de un médico o nutricionista.

            En el caso de que nuestra alimentación sea variada en todo tipo de alimentos, tanto frutas y verduras, carnes y pescados, legumbres, lácteos y huevos,  no habría una causa justificada por la cual consumir estos complementos, ya que los aportes diarios ya se verían satisfechos (a no ser que sea por causa prescrita). Si nuestra alimentación incluye alimentos de todos los grupos y, además, incorporamos estos productos a nuestra dieta, podríamos provocar un efecto contrario indeseado: una hipervitaminosis.

            Se debe aclarar, primeramente, que no es muy normal que se den casos de hipervitaminosis en nuestra sociedad, es decir, un aumento de la cantidad de alguna vitamina en el organismo, pero si se sabe que este exceso no es inocuo en nuestro cuerpo y por tanto podéis prevenirlo evitando consumir estos complementos.


           Los casos de hipervitaminosis están relacionadas con las vitaminas que llamamos liposolubles. Son aquellas que quedan almacenadas en el organismo porque tienen una parte lipídica que queda retenida en el organismo. Éstas son las vitaminas A, E, D y la K. En el caso de las vitaminas hidrosolubles, como son la B y C, no se acumulan con tanta tendencia porque se eliminan fácilmente a través de la orina.

            Se sabe que el exceso de vitaminas suele producir un efecto contrario de aquel produce cuando las cantidades en el organismo se encuentran de forma normal. 
Así los  excesos más comunes son los de:

    Los suplementos de vitamina A podrían salvar 600.000 niños al año
  • Vitamina A: Aumento de la presión intracraneal (adema papilar, vómitos irritativos, hidrocefalia), cefaleas intensas, alopecia, anorexia, apatía, hepatoesplenomegalia, sequedad y grietas cutáneas, retrasos en el crecimiento, vértigo, descordinación muscular, etc.
  • Vitamina D: Cuando el valor de vitamina D es más de 25 veces la dosis usual provoca hipercalcemia (aumento de los niveles de calcio en sangre). El calcio se deposita en los tejidos blandos y afecta al riñón, con hipertensión arterial e insuficiencia renal, aterosclerosis y encefalopatía. Con sobredosis más moderadas se da anorexia, fatiga, naúseas, vómitos, fotofobia, poliuria y cefaleas. 

            Con esta entrada, únicamente quisiera recomendaros que tengáis cuidado cuando consumáis este tipo de complementos sin saber ciertamente si os hace falta o no. Generalmente se tiende al consumo de estos productos cuando hay cansancio sin causa aparente, falta de fuerza o debilidad, hay caída del cabello o debilidad de uñas, pero realmente debéis plantearos que posiblemente no se deba a una causa vitamínica y haya que encontrar las causas médicas verdaderas.


Debéis saber que...

¡QUE TU MEJOR MEDICINA SEAN LOS ALIMENTOS!




7/2/12

Las controversias del plátano


Sois ya muchos de vosotros los que me habéis preguntado si en una dieta de adelgazamiento o mantenimiento podéis comer plátanos. Espero que esta nueva entrada os ayude a resolver vuestras dudas.

El plátano es una de las frutas que más seguidores tiene ya que constituye una de nuestras frutas preferidas. Se estima que casi la mitad de la población consume uno al día y es que esta fruta se caracteriza con su sabor dulzón e irresistible. Es por esta cualidad que desde diferentes ángulos han atacado al plátano como una de las frutas que más calorías tiene y por tanto la han excluido de todas las dietas que pretenden conseguir una reducción de peso ya que su consumo “engorda”. Esta confusión viene dada por una falsa leyenda, ya que si comprobamos cualquier tabla de composición de alimentos podemos comprobar cómo 100g de plátano aportan 66,25 kcal igual que una rodaja de sandia (250g), una naranja (200g) y una manzana (150g) (todas estas frutas aportan 15g de hidratos de carbono). La única diferencia que existe entre ellos es el peso, es decir, 100g de plátano aportan 15g de hidratos de carbono pero 150g de manzana también aportan esos 15g, por lo que podemos concluir que el plátano aporta la misma energía que el resto de frutas pero en un tamaño más reducido.

Además comer plátanos tiene otras ventajas: la fibra que contiene sacia el apetito rápidamente, es muy adecuado para las personas mayores y los niños, ya que resulta muy fácil de masticar y además contiene magnesio y potasio, minerales muy recomendables para los deportistas.

Por tanto ¡no dejéis que os quiten el plátano!




6/2/12

Los beneficios de una buena masticación


Este proceso mecánico muy conocido por todos nosotros, es aunque no lo parezca, una de las claves más importantes para garantizar la buena digestión de los alimentos que ingerimos. Esta actividad mecánica del sistema de mandíbulas y dentadura nos ayuda a mantener y conservar la función bucal y además garantiza la ruptura de los alimentos en partes más pequeñas. Hay estudios que demuestran que la estimulación de la masticación desde pequeños a base de alimentos frescos ayuda a corregir las desviaciones dentarias y a la correcta colocación de los dientes.

La buena masticación de los alimentos duros, como el pan, la fruta, frutos secos, carne, etc. constituye, en primer lugar, un masaje ideal para las encías, estableciendo la base para conservar la capacidad de dichos órganos. Es mas, los dientes solo formarán una dentadura sana y útil, cuando exista un estímulo natural a su desarrollo, que consiste en masticar y morder. Si no damos a nuestros dientes un trabajo constante y diario se favorecerá la caída prematura y la aparición de caries, con la consecuente pérdida de su funcionalidad para masticar. Los dientes necesitan masticar preferentemente alimentos frescos como fruta, remolacha, rábanos, zanahorias, frutos secos, pan integral, etc. Por  lo tanto la conservación y cuidado de las piezas dentarias es el primer paso para una correcta digestión.

Hay que tener en cuenta además que cuanto más mastiquemos los alimentos mejor se va a producir la deglución de los mismos, ya que se genera mayor cantidad de saliva, favoreciendo la creación del bolo alimenticio y que esté se encuentre más lubricado. Junto con este dato, también se va a ver favorecida la digestión, ya que cuanto más pequeñas sean las partes de los alimentos que comemos, mejor degradará el ácido clorhídrico del estómago los alimentos y con mayor facilidad de van a absorber los nutrientes que los componen (se encuentras más disponibles).

Es por tanto recomendable que al comer lo hagamos de manera lenta y pausada, intentando masticar el mayor número de veces posibles (se recomienda que sea como mínimo 20 veces cada bocado) ya que este acto favorece la aparición de la sensación de saciedad más rápidamente que si ingerimos alimentos sin apenas masticar (de hecho cuando comemos rápidamente, por lo general, siempre nos quedamos con hambre). El cerebro recibe la señal de que estamos masticando y manda una señal de “saciedad” que nos indica que ya hemos comido bastante.

Son por tanto muchas las ventajas que proporciona una buena masticación. Ahora que estás informado ¿ cómo no vas a probarlo?

3/2/12

¿Qué como antes de hacer ejercicio?


Los estudios realizados durante las últimas décadas han demostrado ampliamente que la actividad física es uno de los factores que más influencia tiene en el bienestar mental y físico. Además de las consecuencias positivas que tiene parar la salud (nos permite mantener o reducir el peso y mejorar la función cardíaca y respiratoria) tiene una importante relación social y educativa.


  Son por estas razones que desde diferentes organizaciones sanitarias, como la Salud Pública o la Atención Primaria nos invitan constantemente a que practiquemos algún tipo de ejercicio físico durante, al menos, una hora al día como andar, correr, montar en bici, nadar, etc. para todos los individuos, pero con mayor importancia para aquellas personas que presenten alguna enfermedad como diabetes mellitus tipo2, obesidad, hipertensión, etc.
  



   Muchos de nosotros formamos parte del 47,8% de la población española que practica algún tipo de actividad física o deporte. Debido a las numerosas responsabilidades que tenemos, tanto las del trabajo, como las familiares o las del hogar, reducen nuestro tiempo para practicar alguna de ellas, pero que, por lo general solemos aprovechar el tiempo que transcurre entre la salida del trabajo y la cena para hacerlo o bien entre el almuerzo y la comida. 

  ¿Y que clase de merienda/almuerzo tengo que hacer para contrarrestar las pérdidas durante el ejercicio ligero-moderado?
  • Para la realización de cualquier tipo de ejercicio es muy importante que cuides tu hidratación debido a la eliminación que genera a través del sudor. Es recomendable que lleves contigo una botella de agua para ir bebiendo o bien una bebida isotónica.
  • El tipo de alimento que se recomienda puede ser: una fruta (como el plátano que aporta el magnesio que evitará la aparición de rampas) , un vaso de leche o yogur, una barrita rica en hidratos pero baja en grasa, o un zumo de frutas rojas (contienen antioxidantes que evitan las lesiones musculares neutralizando los radicales libres).
  • Lo mejor que puedes hacer es garantizar un buen aporte de hidratos en la comida (pasta, arroz o legumbres en las cantidades habituales, junto con una ración de verdura y fruta) y para el desayuno prepárate una bol de leche con cereales, fruta o zumo, y unas tostadas con aceite y sal, o un bocadillo de jamón, queso, atún, tomate o queso fresco.
  • La merienda o almuerzo debe ser rica en hidratos de carbono para reponer los niveles de glucemia, ya que constituyen el principal "motor" para la obtención de la energía. Recuerda que todas las células de nuestro organismo necesitan glucosa para funcionar, por lo que no debes practicar ejercicio si previamente no has comido lo suficiente.  
  • Evita merendar o almorzar en exceso, ya que te sentirás mas pesada y te costará más realizar los movimientos oportunos.
  • Realiza la merienda o almuerzo por lo menos una hora antes de hacer ejercicio, así le darás tiempo a tu organismo a digerir y absorber los nutrientes.
  • Realiza tras la realización del ejercicio una buena hidratación a base de agua. De esta forma recuperarás los electrolitos perdidos.